8.08.2010

Huele a teen spirit

El sentido del olfato es, tristemente, el más devaluado entre los seres humanos. A pesar de que más de la mitad de nuestras reacciones diarias están ligadas a él, no le damos la importancia que se merece. Sin embargo, todos tenemos conexiones fuertes con aromas, olores, fragancias que generan evocaciones, recuerdos, nostalgia o hasta excitación.

Supongo que como todos, asocio aromas con personas y  lugares. Además de ello, mi relación con los olores va más allá, ya que a muchas personas, en particular hombres y más en particular romances, se les queda grabado mi aroma. Siempre he dicho en broma que genero más feromonas de lo normal, pero por lo que he visto y leído últimamente, ese podría ser en realidad el caso. Hace tiempo me volví a encontrar con un chico al que conocí hace tiempo, cuando él tenía 18. Fué un encuentro breve, pero no por ello falto de interés. A los pocos minutos de plática, se acercó a mi cuello, aspiró y dijo "Sigues oliendo igual. Nunca olvidé ese aroma". Ello me dejó pensando en todas las veces que he escuchado eso y en que, similar a Grenouille, el protagonista de El Perfume, nunca sabré a que huelo.

Independientemente de este efecto, hablaba al principio de la asociación. Desde muy pequeñito se me han quedado aromas guardados, aromas que a veces dejo de percibir por años, pero que corresponden sobre todo a ciudades. Así, "Huele a Tampico" quiere decir que percibo un olor que es mezcla de aire húmedo, madera y agua con pocas sales; Ozuluama huele muy similar, pero más a campo y a aire fresco; la Ciudad de México para mi olía a agua con cloro y baños limpios, pero con residuos de jabón y ese olor volví a encontrarlo hasta hace unos meses en mi departamento. En fin, desafortunadamente las palabras no son suficientes en estos casos para describir con precisión estos olores, quizá debido justamente a la poca importancia que les damos. Y así como mi lista de canciones, podría ir ligando una lista de olores, sabores, imágenes y sensaciones en la piel para contar mi vida desde el día uno. Sin embargo, después de las canciones irían sin duda los olores. Estarían el olor a coche nuevo, el del mar, el del pan y las tortillas recién hechos (lo juro, podria drogarme con eso), el de la cocina de mi abuela, el del semen, el de los chicles motita de uva, el olor a tierra mojada, el de los bebés, el Jean Paul Gaultier, Carolina Herrera y todos los perfumes que al parecer endulzo...En fin, para ti, a qué huele la vida?

7 comentarios:

臧泰Taizō dijo...

no hay olor que me cause reacción más fuerte que el del pasto húmedo. será por incontables recuerdos de salidas a pasear al campo con familia, con amores; recuerdos de jugar en el parque; de ir a remar; de días lluviosos que tanto me gustan... el menor asomo de ese olor me exige de manera inmediata y casi violenta toda mi atención hacia ese olor y momento, hasta el punto de detener mi respiración por un breve instante.

Gus dijo...

Taizo:

El pasto húmedo, qué rico! Fuera de que algunos pastos me provocaban alergia de chavo, me encanta también el olor. Ahora que lo dices, me recuerda mucho a mis vacaciones en Puebla, entre los 10 y los 17 años.

Champy dijo...

A mi el de tierra mojada... me pone de buebas.

Y el olor del amor me hace sentirme enamorado.

El olor a cloro me mueve mi lado perverso.

El olor a cocina en acción me lleva a mi infancia.

2046

Gus dijo...

Champs:

Igual, igual! Sí, el olor a cloro también me despierta ese lado.

Anónimo dijo...

Si es verdad!, hueles a piel morena aunque eres de piel clara! y entre nos a mi perrita le hieden las patas, pero a mi como que me gusta!!!a
Jajajaja

Saludos!

Alan

Pd no se como entrar desde mi cuenta por bb

tnf25 dijo...

Coincido contigo en el tema de los aromas, hay lugares, gente , emociones que se quedan etiquetados con un aroma…saludos!

fritzio dijo...

La vida huele a lo que uno quiera proponerse, o darse, o darle, en el mejor sentido, con el olfato dispuesto, aunque igual y no tan perspicaz o, digamos conocedor, como el tuyo. Y menos en la excrecencia vital. Esa si la he percibido algunas inevitables veces (y es embriagador). Hace mucho que no te visitaba. Porque igual y hace mucho ni leia ni escribía. Cosas que no vienen al caoo. Al menos, no hoy. Ahora, que parezco haber revivido, te mando un link, por no dejar; y el cuento de que hoy soy huésped de Comala...
Saludos

http://manosdegato.blogspot.com/2010/08/parcas-noticias.html

Realmente es acogedor y mejor que antes tu espacio. Tengo que reconocerlo. Revisitarlo.