5.12.2009

Volver a sentir

Para Anasate, porque sí.

Antier una de las tres fieles seguidoras de este blog me platicaba que recién había conocido a un chico. La seguidora en cuestión es divorciada y desde su rompimiento prácticamente no había salido con alguien. Más lo importante del encuentro con este chico no fue el hecho de conocer a una persona. Lo importante fue lo que le hizo sentir. Pasó horas frente a la computadora hablando con un desconocido que le hizo sentir confianza, que la hizo reir, que la reflejaba. Encontrarse, sentir, volver a sentir.
Bailarín me ha dicho un par de veces "Si esto terminara hoy, me iría feliz y agradecido, porque volví a sentir." Y se refiere a que volvió a sentir ese cosquilleo que va desde la nuca hasta la espalda baja, ese insomnio dulce, esa pérdida de apetito. Volver a sentir. Porque no te mueres después de tu primer amor o tu primer enamoramiento. Porque estamos vivos.

A veces creemos que lo que sentimos en esa primera vez se quedó ahí, se agotó. Crecemos incluso convencidos de que somos algo que ya no siente igual, que perdimos la capacidad de sentir intensamente en el camino. Nos convencemos de que lo nuevo podrá ser bueno, pero nunca ASÍ de inocente, nunca ASÍ de intenso, pero nunca...pues NO: la capacidad de sentir sigue ahí hasta el día que te mueres. Y a veces sólo falta que alguien la despierte de nuevo. Que padre si eres tú mismo. Que rico si es alguien más, eso se agradece. No importa si esa persona tocó tu vida por cinco minutos o por diez años, lo agradecerás siempre.

¿Te ha tocado volver a sentir? ¿O procuras vivir así a diario? ¿O no tienes ni idea de lo que hablo? ¿Cuándo fue la última vez que sentiste maripositas en el estómago? ¿Ya fui demasiado cursi? Pregunto...

9 comentarios:

anasate dijo...

Gracias corazòn, captaste exactamente lo que yo sentì,me volvì a sentir viva, no importa quien lo haya hecho sino lo que me hizo sentir, esas maripositas, esos nervios que hace tanto no sentìa, volvì a sentirme una adolescente, y eso es maravilloso.
Gracias por dejarme compartirlo contigo y por ser como eres.
NUNCA PIERDAS LA CAPACIDAD DE SENTIR.

Tadeo Berjón dijo...

nunca es igual que la primera vez porque con el tiempo cambiamos y en realidad nunca somos las mismas personas de la primera vez; o puesto de otro modo, todo enamoramiento es "la primera vez" para nuestro siempre cambiante ser.

Gustavo Thomas dijo...

Y yo que no creía más en el amor...

Anónimo dijo...

¿estas seguro que el cosquilleo que se siente va en la nuca o la espalda?

Yo lo he sentido mas abajito por los conductos seminales jejeje.

Mercury

GUS dijo...

A ver, a ver, momentooooo! Que no se malentienda esta entrada.

La intención de este post es justamente hablar sobre lo que le ha ocurrido a personas cercanas a mí, cuando se presenta de nuevo un sentimiento que considerábamos olvidado.

Tadeo:
Por supuesto que nunca es igual que la primera vez y estoy completamente de acuerdo contigo.

Tocayo:
No maaaaanches tu pared de colores! "Y sin amor, la vida no tiene sentido!" Zas! Jajaja


Alan:
Calladito me veo más bonito.

Besos (todos)

Lucho dijo...

justo comentaba con un amigo el otro día que a veces.. hmm no.. siempre.. es mejor no dar las cosas por hecho..

por ejemplo, cuando te despiertan con un jugo de naranja diario.. luego hasta se te hace costumbre.. pero el día que no lo tienes lo extrañas..

entonces la moraleja es aprender a valorar..

en este sentido. el jugo de naranja diario te sabe más si lo saboreas despacito.. .. y si. la clave es saborear..

trato de tener esa filosofía diario.. aunque a veces es difícil

GUS dijo...

Lucho:

No es tan difícil vivir así a diario. El chiste está en que no pienses demasiado en ello, sólo lo hagas. En el momento en el que dejas fluir las cosas, ellas pasan solas y sin esfuerzo alguno.

Lidice dijo...

Gus,

Qué post tan lindo casi me gustò más que el del Digno Oponente.

Otro beso, L.

Gus dijo...

Li:

Gracias de nuevo. ¿Tú de qué la giras? ¿Cómo caiste por acá? Si te gusta recomiéndalo, para tener más feligreses, que se nos baja el rating en las misas de los viernes.

Todos los besos