11.21.2009

El vengador (II)

Sócrates Soberanes paseó su mirada por todo el cuarto. Desde el buró de la izquierda, de patas estilizadas y un estilo perdido en los setentas, hasta la cómoda que se encontraba al fondo a la derecha, de madera maciza y con remates ornamentales en las esquinas. Parecía que nadie había tocado nada. De hecho, de acuerdo con los resultados que apenas le habían entregado, no había una sola huella digital en la recámara que no fuera de Echeverría o la mujer que lo asistía. Soberanes golpeó ligeramente la comisura izquierda de sus labios con los dedos índice y medio, como siempre que hacía un análisis detallado y puso más atención al cobertor manchado de sangre. SR. Las letras se habían formado al quemarse el alcohol de una botella de perfume sobre el cobertor. El asesino había dejado una marca, quería reconocimiento, estaba firmando su obra, marcando el territorio. Sin embargo, nadie se había atribuido el crimen. Ningún grupo armado, ningún extremista, nadie. Y si lo hicieran, Soberanes sabría bien que era mentira. Muy probablemente el gobierno estaría feliz, pues señalaría a un culpable, pero esto no era obra de ningún grupo. Era claramente el trabajo de un solo hombre. Era la obra de un psicópata, pero no contaba con varios de los rasgos básicos de este tipo de crímenes. Aunque la tortura sicológica era evidente, no había sido prolongada. El asesino no parecía haber disfrutado durante mucho tiempo del dolor de la víctima. Incluso la tortura física no fue prolongada. Todo el daño parecía haber sido efectuado con una rapidez y precisión sorprendentes. Parecía más bien un arranque súbito de ira. Se parecía mucho más a una venganza. Pero...de qué?

El Metro tenía la respuesta: DOS DE OCTUBRE NO SE OLVIDA, se leía en su primera plana.
El asesino de Echeverría al parecer fue motivado por lo que muchos hubieran querido hacer: tomar justicia por su propia mano. De acuerdo con los resultados de las primeras investigaciones dados a conocer por el Procurador General de la República, el asesino de Luis Echeverría, expresidente de México, actuó en solitario.  El Súper Ratón, como es conocido el asesino por las iniciales que dejó quemadas en un cobertor en la escena del crimen, es un profesional....
-Ya valiste madres, cabrón- le dijo Álvarez a Sebastián Tinoco, con un gesto a la mitad del camino entre admiración y desapruebo.
-No lo creo- respondió Tinoco, acomodando su maciza humanidad en un sillón y exhalando un hilillo de humo de cigarro.
-Seguro ya Gobernación compró la mitad del tiraje y lo quemó.
-No, eso es lo extraño. Aunque no tan extraño, papá. Mientras no los toques a ellos, el pasado les vale pito.
-Para mi que fue desde adentro.
-No, no tiene sentido y menos a estas alturas. Si le perdonaron todo cuando lo querían llevar a juicio, tú crees que lo iban a matar ahora? No, padre, esta vez sí fue alguien que actuó solito, solito.
-En realidad a esa conclusión llegué al principio, pero quién podría ser?
-Alguien con muchos huevos, papá.

El agua color rosa bajaba en espiral hacia el desagüe del lavabo. Se llevaba la sangre, pero refescaba la memoria. Silvestre frotaba sus manos con desesperación, mientras un par de lágrimas querían desahogar lo que no podía estar más ahogado. Respiraba agitadamente, se apretaba la cabeza. Y las imágenes iban y venían. Oscuridad, el rostro aterrorizado del hombre, oscuridad, la aguja, sus ojos, el fuego, oscuridad, la sangre, oscuridad, oscuridad, oscuridad.
-Dioooooos!
El grito deshizo la oscuridad. Las lágrimas arreciaron. El agua dejó de fluir. Damián tocó la puerta.
-¿Estás bien?- preguntó Damián del otro lado de la puerta.
-Sí, sí. Sólo me golpeé en el codo. Ya sabes el coraje que me da.
-Bien.
Maté a un hombre.Ocurrió, finalmente. Las palabras parecían ocupar todo su cerebro y empujaban, empujaban hacia afuera. No podía permitir que salieran por los labios. Tenía que poner orden. Tenía que hacer que Damián se fuera.
Silvestre salió del baño. En la recámara, Damián asomaba medio cuerpo desnudo por la ventana. Más extrañado que interesado y con miles de palabras rebotando adentro de su cabeza, Silvestre preguntó:
-¿Ahora qué haces?
-Estaba viendo al tipo de los elotes, que se la pasa silbando mientras monta su puesto.
-Eres un bobo.
-¿Te parece?
Damián se giró y la luz iluminó levemente su cuerpo desnudo. Era todo cabello alborotado, ojos miel, media sonrisa y un cuerpo lampiño y bronceado.
-Eres hermoso.
-No, el hermoso eres tú.
Eran todo cabellos alborotados, labios húmedos, cuerpos demandantes. Damían podía irse más tarde.

8 comentarios:

gerapo trezoo dijo...

Y ahora??? me gusta mucho tu ejercicio literario, me recuerda un poco a Dexter.

Slds y buena semana.

Gus dijo...

Gerapo:

Gracias! No, no Dexter! (Aunque ya que había comenzado a escribirlo, sí me pasó por la cabeza). Pues...es un proyecto nuevo, nada más comencé por acá, pero creo que le terminaré de dar forma fuera del blog. Está fluyendo muy rápido y me tiene muy contento. En mi tiempo libre ya vivo en el Universo paralelo del vengador.

Anónimo dijo...

hey esta muy buena la historia oye por cierto como se llama o donde encuentro lo que me dijiste que leyera de los tipos desde los 30 hasta los 16 de como habian salido del closet con su familia no recuerdo un abrazo cuidate

Gus dijo...

Hola anónimo!

Nuestro blog colectivo se llama Mesa para 9 y lo encuentras en http://mesapara9.blogspot.com/.

Un abrazo.

I (asertivo) Kuri:: dijo...

Hola Gus...

Muy entretenida la historia.

También ya lei algo de mesa para 9 ¡Felicidades por el proyecto!

Agradezco el inmerecido premio a "Blog de sabiduría" sobre todo por que ultimamente (por exceso de trabajo) no he escrito ni leido mucho... hahaha, prometo que ya lo haré, aún que sea de poco en poco.

Un abrazote.

Champy dijo...

Ya me estas cayendo gordo....

Sigo esperando la tercera entrega y mas gordo me vas a caer si no la subes.

Por eso me chocan los episodios las telenovelas las series las... por que de por si no tengo uñas! Ya se que el que yo no tenga uñas ni es culpa de ustedes ni tieene porque resolvermelo, pero tampoco deben de fomentarmelo mas no crees!!!

Basta!

Exijo una nueva entrada del Vengador!

Ya quiero ver como es que Silvestre Revueltas se une a Gerardo F. Noroña luego de conocerse en los baños Ecuador (aún existen?), este financía al primero en la creación de un SQWAD bien perro de asesinos letales bipolares, los cuales por las noches cmabian de personalidad y asesinan todo vestigio del pasado.... La siguiente fue uan bruja tomatona famosa por entoloachar a un ranchero pendejo que hundió a México...

2046

Gus dijo...

Jajajajajaja! Champs, El Vengador va bastante avanzado, pero lo que viene es peor de lo que dices, créeme.

El primer gas es que no he tenido tiempo de publicar. Bueno, tiempo hay, pero si no quiero un divorcio, tengo que establecer prioridades.

El segundo punto es que este ejercicio no seguirá por aquí. Lo terminaré en unas semanas y definitivamente se publicará. Y te puedo adelantar que disfrutarás mucho leyendo lo que hace Silvestre.

Besototototes

Gus dijo...

Kuri:

Pos creo que te lo merecías. Ya postea, no nomás contestes cosas sobre el g ;) (ufff, el g).

Besotes