6.17.2009

Hermosillo, Sonora, 17 de Junio

Ya perdí la cuenta de todos los días.
Ojalá que pronto dejen de pasar.
Ya perdí las lágrimas, despuecito el habla
antes la mirada y al final la fe.

Tostado, negrito, mi sol pequeñito.
No encontré ropita que quedara bien.

En la Iglesia hablaban que Jesús un día
volvería y con fuego nos bautizaría.
¿Jesús de mi vida acaso no miras
que impuro a este niño yo lo prefería?

Y te extraño tanto, te viví tan poco
busco tus manitas, tu ombligo, tus ojos.

Y te extraño tanto y te viví tan poco.

Tostado, negrito, mi sol pequeñito.
No encontré ropita que quedara bien.

6 comentarios:

Lucho dijo...

ropita poruqe era chiquito?

es otra despedida? o algo que surgió durante...
eso de la poesía no es lo mio... más bien la prosa de un libro

si no, entiendo cosas que no debería
cómo le hacemos pa que me agregues o estar en contacto?
en facebook soy luis enrique garcia

Gus dijo...

El poema habla de lo que dice una madre a su pequeño que le entregan quemado y muerto, un niño de la guardería que se incendió en Hermosillo.

Eres homónimo de uno de mis primos!

Mercury dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lidice dijo...

Gus

Desde lejos yo también he llorado por ellos pero la rabia es màs grande que el dolor...

Realmente bello.

Lidi

Gus dijo...

Gracias Lidi.

Alzar la voz y actuar en consecuencia, no nos queda más.

¿De dónde nos visitas?

Noé dijo...

Un evento más a la cadena de desgracias que suceden en este país, y lo peor es que no se castigue a quienes son responsables de ello. Hermoso lo de "te extraño tanto y te viví tan poco". Me recordó a personas que ya no están físicamente conmigo.